martes, 18 de junio de 2013

La ciudad del mundo nuevo duerme su sueño de paz Ve la vida en un video y se le va la vida, creo Megáfonos recomiendan use máscaras de gas hay oxígeno vencido en esta farsa de la paz Humanoides disidentes viven la alerta total y heroicos sobrevivientes darán el golpe final Variado de novedades tambalea el mundo nuevo y hay un hambre de verdades... que se fueron de paseo Hay hordas de chicos malos con sus camperas de cuero y metales brillan al sol, provocan el mundo nuevo Mundo nuevo, mundo nuevo La pantalla me lo cuenta con mi desayuno, y es probable que no quede ninguno El desierto los protege y les presta libertad Les da locura el viento en su furioso andar La ciudad ultramoderna se despierta una vez más No sabe que está sitiada y ya no sobrevivirá La pantalla me lo cuenta con mi desayuno, y es probable que no quede ninguno La rodean nuevos seres de dureza incomprensible y negocian en una mesa sus aventuras horribles Hay brillo en ojos malignos aguardando la señal e inventaron nuevos signos para las huestes del mal Hay rehenes voluntarios en el asiento de atrás y hay profetas visionarios para los que seremos más La pantalla me lo cuenta con mi desayuno, y es probable que no quede ninguno Te deseo mucha suerte, ser humano del pasado El cambio será fatal y tu mundo nuevo, usado JAJAJAJAJAJA!

lunes, 20 de mayo de 2013

El durmiente

Y el dios no muerto se inclino ante el durmiente, observando con sus ojos sin pupilas, como dos gemas blancas, pálidas y lechosas… el titán pregunto- Pequeño durmiente, ¿Por qué tu voluntad es tan fuerte, veo algo en ti, que no veo en otros de tu clase?- su barbilla acariciada por sus garras deformes. - Mi señor, yo nunca elegí esta condición, no quise evadir la muerte, pido me dejes partir. Respondió el no muerto, vergonzoso… -Tu voluntad es mía y solo mía, pero aun así te resistes a mí- rugió el dios no muerto irguiéndose en todo su esplendor y amenazando con su poderoso puño de hierro. -Mi señor- el pequeño no muerto hizo una pausa y luego respondió- te ruego des la vuelta a tu barcaza pues tus aguas son oscuras y profundas, un gran temor se apodera de mí.